5
(3)

Hablar de los efectos de la pandemia en el marketing digital y no caer en el lugar común del «y ahora, ¿qué haremos?» Es bastante difícil. Pues, no solo implica saber qué rumbo tomar; sino también aprender a diferenciar entre tantos mitos, cuál es la realidad y cómo afrontarla.

Quizás, has visto noticias como estas:

  • La competencia será muy ruda en el marketing digital.
  • La solución pasa por la digitalización de las empresas y sus procesos.
  • Ahora todo es nuevo: la realidad, el consumidor, las tendencias. Por lo que debemos cambiar todo.
  • Los presupuestos de marketing digital están en el piso. Trabajaremos con lo orgánico.

Y así, cada día encontramos propuestas y noticias, unas que infunden más temores que esperanzas y otras más orientadoras. Sin embargo, la especialidad el marketing digital se basa en eso: adaptar, solucionar y producir. Seguí leyendo este resumen de sugerencias para atender el marketing digital post COVID-19 y salir airoso de esta contingencia.

La realidad del Marketing Digital, lo que se viene.

Es indudable que el COVID-19 está produciendo un cambio profundo y global, en el cual lo digital y la actividad online han salvado la forma de consumo

Las empresas tal y como las conocemos; han tenido que adaptarse, afrontar la reactivación de la economía al unísono, y a la vez orientar, educar y producir. Luego de escuchar a todos los profetas del desastre y ajustar las alarmas, deben ofrecer soluciones con más valor agregado: más confianza y seguridad.

Es decir, una reinvención de estrategias, innovación y formas de conectar con las audiencias, para mantenerse durante y después a la pandemia. Para lograrlo, recomendamos seguir las siguientes acciones:

  1. Identificar los nuevos patrones de búsqueda de tu audiencia y su forma de interactuar con la tecnología. Por ejemplo, según datos de Datos de Google Trends, entre enero y marzo de 2020 se observaron en EE. UU., Italia, España e India tres patrones de búsqueda, los cuales pueden replicarse en otro países:
    • Sorpresivo, con un aumento y caída abrupta.
    • Cambio drástico, que presenta un aumento abrupto sostenido en el tiempo.
    • Acelerado que presenta un crecimiento rápido y sostenido.
  2. Reconocer los datos, ideas y tendencias que aporten argumentos certeros para los cambios en tu negocio y objetivos. Utilizá las herramientas para identificar en tiempo real, realizando seguimientos y mediciones más frecuentes.
  3. Evaluar el tipo de impacto en tu negocio. Se han distinguido a grandes rasgos cuatro formas distintas, las cuales se definen como:
    • Nuevos desafíos.
    • Redefinición de prioridades.
    • Adaptación de productos y servicios.
    • Invirtiendo para atender mayor demanda.
  4. Proceder ya. Es decir, que pesar de parecer una parálisis o que sea inadecuado actuar, no podés quedarte de brazos cruzados. Dejarlo para después o retrasar, es tener que empezar una y otra vez. Establecé prioridades y asúmelas como punto de partida.

Empezá desde cero

No hay una respuesta o un plan único para todas las empresas, pero si están todas bajo un mismo rasero. Mucho menos hay antecedentes que nos puedan guiar. Nada está dicho, ni escrito sobre piedra.

Es un momento de innovar y crear un camino propio, que se irá marcando en la medida que avancemos con la brújula de las mediciones y seguimientos en línea de manera constante, paso a paso, día a día.

Así como también para flexibilizar y acelerar todo tipo de respuesta que exija el mercado. El traslado hacia el mundo digital es inminente, rápido y constante, sin vuelta atrás. Reevaluá las prioridades, examiná nuevos rumbos y planteá soluciones innovadoras, nuevas; inclusive las que nunca imaginaste proponer.

¿Qué te ha parecido el artículo?

¡Haz click en una estrella para valorarlo!

Valoración Promedio 5 / 5. Cantidad de Votos: 3

¡Sin votos de momento! Se el primero en valorarlo.

¡Nos entristece que este artículo no sea de tu agrado!

Comentanos cómo podemos mejorarlo

¡Te invitamos a compartir este artículo en tus redes sociales!